14 marzo 2007

Futuro papá:¿Qué siente el hombre durante el embarazo y el postparto?

Tomo prestada esta nota de la página www.planetamama.com.ar, una página muy completa en estos temas y de mucha llegada.

La nota está firmada por Lidia Fogliati quien es instructora en psicoprofilaxis obstétrica.


Vamos a asumir por el contexto que la nota está dirigida a mujeres embarazadas, pese a su pretendido uso del plural.


Comienza diciendo que 'el nacimiento de un hijo siempre es un acontecimiento que genera muchas expectativas en toda la familia. La futura mamá siente la presencia de su hijo desde muy temprano en el embarazo, a través de los síntomas que le anuncian al nuevo ser en gestación. A lo largo del embarazo ella va sintiendo los cambios, el crecimiento de la panza, los movimientos del bebé, esa "compañía" permanente que hace que nunca se sienta sola, y todas las innumerables transformaciones por las que va atravesando no sólo su cuerpo, sino ella toda: los cambios de humor, la sensibilidad, ese estado tan particular de introspección que es a veces difícil de compartir y comprender por los demás. Ella está "distinta" en muchos sentidos.'

En cambio 'para el futuro papá las cosas son un poco diferentes, ya que aunque él acompañe los cambios de su mujer, nunca va a sentir lo que ella siente, por lo que su futuro hijo es en realidad un ser al que podrá acercarse y conectarse, pero sólo en parte. El momento del nacimiento será de gran expectativa para este papá, y realmente cuando lo pueda ver, sentir, tocar, mirarlo, hablarle, se transformará para él en alguien más "real"'. Por si esto fuera poco 'hoy, a diferencia de otro momento en el pasado, se espera que el futuro papá juegue un rol mucho más protagónico respecto de su hijo: que asista a las reuniones de preparto, que participe en el parto, que cambie los pañales, etc. Y si bien es cierto que los papás de hoy están genuinamente más cerca de todo el proceso de gestación y parto, a veces se transforma en un exigencia, más que en algo placentero'.


Por suerte, al final agrega: 'es importante permitir que cada papá vaya construyendo la relación con su hijo de la manera que quiera, dándole la libertad y el lugar para que pueda ensayar distintos modos de estar con su hijo, tomándose todo el tiempo para ir encontrando "su" particular manera de ejercer la paternidad. '.


Con todo el respeto que me merece la autora de la nota, me permito sin embargo hacerle notar que, como tantas otras, no hace mención alguna a los profundos movimientos que se producen en el interior del futuro padre, sus miedos, su replanteo de la relación con sus propios padres, su ataque de hiper-responsabilidad frente a los desafíos que plantea una nueva familia.


Y todo esto en el marco de un rol asignado de sostén del otro, quedando siempre para algún momento incierto la atención de su propia crisis de paternidad.

7 comentarios:

Turca dijo...

Hola! Me encantó el blog!!
Lo que no se dice sobre la relaciones sexuales en el embarazo, es que al final del tercer trimestre son muy favorables por varios motivos. Al gozar los seres humanos generamos ocitocina, la hormona del parto por excelencia, lo que facilita el proceso hacia el parto. Y el sémen contiene prostglandinas, lo que ayuda al reblandecimiento del cuello de útero, preparándolo favorablemente para el parto.
Algo que creo está errado es sobre el descenso del deseo al final del embarazo. La mayor presencia de ocitocina hace que el deseo esté más latente que nunca.
Saluditosssssssssssssssss.

Anónimo dijo...

hola me interesa mucho tu opinion sobre los cambios q sufren los papas en el embarazo, poco hay sobre este aspecto, en casa estamos embarazados por primera vez yyo me doy cuenta q estoy muy irritable, y sensible. Mi mujer por suerte se banca todo y me comprende, pero no creo q en todos los casos esto sea asi. muchos saludos, Juan Carlos de Arg

Roma dijo...

No es justo lo que escribió la autora, mi marido se me cuelga de la panza y puede pasar horas encima escuchando como se mueve, sintiendo en la cara las acrobacias de nuestra hija, escuchando los latidos de su corazón, eventualmente el hipo que se le está dando ultimamente a la beba, viendo cómo se ondula y mueve en mi panza y hablandole. Las caricias en mi panza, que son caricias para ella, y que, asombrosamente, reclama la bebota (me deja de acariciar y la mimosa da patadas reclamando...)No soy sólo yo la que siente los cambios en mi cuerpo, él también. Y nada, quería decirlo =)
Me gusta tu blog =) Saludos!

Jesús dijo...

Acabo de descubrir tu blog, y me parece interesantísimo.

Hace algo más de un año que comencé La Búsqueda del bebé con mi pareja, y desde entonces yo también llevo mi propio blog en el que cuento este proceso desde el punto de vista del hombre. Con tu permiso me he tomado la libertad de enlazarte en mi blog.

Respecto a la temática de los sentimientos' del hombre durante el embarazo y la importancia (o la poca importancia) que al papel que juega el hombre en este período cabe destacar que además del anhelo obvio e innegable que suele tener el padre por su futuro bebé, también se suelen dar (en el 10% de los embarazos) cambios fisiológicos en el hombre, conocidos como 'Síndrome de couvade' .

Un saludo,

Jesús

Lorena dijo...

Hola,
Me alegro encontrar tu blog. Estoy embarazada por primera vez. Y me canse de leer acerca de mis cambios hormonales, lo sensible que nos ponemos y el apoyo que debemos recibir de nuestra pareja. Pues bien, es verdad que el cambio hormonal existe pero en mi caso mi pareja (el futuro padre)esta mas irritable que nunca, se enoja, pelea y discute por cosas triviales. Lo gracioso es que cuando lo comento con amigos o familia su comentario es - es que vos estas con la hormona loca!
Pero me angustia ver a mi pareja reaccionar de esa manera, estoy tratando de ver de que forma puedo ayudar entendiendo lo que le pasa. Que fantasias tiene, que inseguridades.
Estoy convencida que los cambios no solo se dan en mi, físicos y emocionales, yo se y respeto que al el le pasan cosas. Pero leyendo en Internet varios artículos me convencí de una cosa que se trata de MIEDO. El miedo es el que genera enojo, frustración, parálisis. Espero que sea un proceso y con el tiempo esa actitud se vaya domesticando de alguna manera para poder disfrutar y ser felices cada día un poco más. Que estén bien.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Anónimo dijo...

Hola:
Pues en mi caso también he estado informándome sobre los distintos tipos de estado que puede atravesar el futuro padre. En mi experiencia, a pesar de tener un embarazo muy bueno, sólo he recibido reproches por mis cambios de humor, por intentar hacer ver a mi pareja que necesitaba más comprensión, paciencia o simplemente compañía. Su excusa ha sido siempre el trabajo. Dejó de mantener relaciones conmigo sin mediar palabra y empezó a ver a otras mujeres para, según él, poder hablar y no preocuparme, en lugar de dirigirse a mi. Tanto ha sido así que nos hemos separado. Ahora tras un tiempo que lleva parado, aún no se ha dignado a estar junto a la madre de su hijo para acompañarla en este ultimo tramo del embarazo.No sé, me resulta un poco inexplicable su comportamiento cuanto mas, era él quier deseaba tener hijos.
Un saludo.
Y enhorabuena por el blog.